domingo, octubre 10, 2004

Rayuela




De la tierra al cielo y del cielo a...a golpes de piedrita, tiza y a saltitos, siempre buscando llegar a ese cielo que está más allá de nuestros zapatos, más allá de estos puentes de hilo invisible que se tienden entre las almas...

Julio Cortázar en su estudio