miércoles, octubre 06, 2004

NO


NO A TODO

Declaro inaugurado el día mundial del "No a todo" y, por eso, yo digo:

NO a levantarse a las 8 de la mañana
NO a las patadas en el culo cuando menos te lo esperas
NO a la explotación laboral
NO al dinero
NO a las ciudades
NO a los transeúntes autómatas
NO a los que están arriba
NO a los que están abajo
NO a las estúpidas leyes obsoletas
NO a las multas por hechar humo
NO a la canción del verano
NO a los intolerantes
NO al pescado podrido
NO a los niños que lloran
NO a los profesores que reprimen
NO a los trámites burocráticos
NO a Heráclito y su hidropesía (quédate enterrado en la mierda tú solito que yo me largo)
NO al no
NO a los hipócritas
NO a las puñaladas traperas
NO a los que no saben quererme
NO a la política
NO a Dios
NO a los tratamientos antitabaco
NO a los tratamientos anti-hierba
NO a los padres que abandonan sus hijos
NO a los hijos que hacen lo que les da la gana
NO a los que nacieron enseñados
NO a la venganza y el rencor
NO a encontrarle un sentido a la vida
NO a los pensamientos tramposos
NO a la tradición y las puntillas
NO a los que dicen no sin pensarlo antes
NO a los libros que no tienen final
NO a los monstruos que viven debajo la cama
NO al despecho
NO a los celos o la envidia
NO al código penal
NO a la administración pública (ladrones de poca monta)
NO al desamor
NO a las traiciones
NO a todos aquellos que no quieren aprender de los errores pasados
NO a la dominación de las mentes
NO al chantaje emocional
NO a las hipotecas astronómicas (cadenas perpetuas forjadas con billetes)
NO al paso del tiempo y a esos plazos
NO
NO
y
NO


NO A TODO