lunes, mayo 04, 2009

Canto a la vida




Canto a la vida


Digámoslo todos en voz alta, sin tapujos, sin rubores:

LA VIDA VALE LA PENA,
LA VIDA ES EL MAYOR TESORO QUE TENEMOS,
VIVAMOS CON PLENITUD EL AQUÍ Y EL AHORA.

A pesar de los naufragios vividos durante esta larga travesía,
a pesar de las decepciones, del cansancio y la rutina;
a pesar de los malos tragos
y el amargo sabor de boca de ciertos días,
a pesar de la sombra del sufrimiento y de la enfermedad,
a pesar del olvido y el abandono en el que con tanta facilidad solemos caer,
a pesar de los malditos y las maldiciones,


a pesar de la oscura muerte y de las cadenas
a pesar de las tormentas y del vértigo de estar sumidos en el ojo del huracán,
a pesar de las nubes y de los siniestros sonidos del trueno,
a pesar de la oscuridad de algunos días y de la soledad de las noches,
a pesar de las lágrimas negras y del desencanto,
a pesar del fino hilo del que colgamos constantemente,
a pesar de los nudos en la garganta y en el corazón,
a pesar de las tinieblas y de tener una soga invisible en el cuello,
a pesar de todos los pesares

y, pese a todo,

digamos con la voz bien firme, no vacilemos en decirlo:

La vida vale la pena
La vida merece ser vivida
La vida es un tesoro ilimitado
La vida es una caja de sorpresas
La vida es una sonrisa
La vida es un saco de amor con el que hay que cargar
La vida es la mano de un extraño que se tiende hacia la nuestra
La vida es una voz desconocida que escucha nuestras flaquezas
La vida es una red de encantos y desencantos
La vida es una paradoja dulce,
Un soñar despiertos
Un dar sin esperar nada
Un comentario amable
Una historia tras otra
Un consejo a tiempo
Un colchón de manos que nos alzan después de las caídas
Un ir y venir de mariposas en la barriga
Una lucha, siempre es una gran lucha
Pero esta lucha vale la pena.
La victoria es la vida
El amor
El incondicional amor
La compasión que viaja entre sonrisas
La transparencia de un desconocido
La magia
La locura
Los sueños
La luz
La calma,
Ante todo, la calma.
La infinita bondad
La sonrisa ante la adversidad es el mejor escudo
La esperanza en la frente es el mejor remedio
El constante canto a la vida es el camino
A pesar de los pesares,
Gritemos a los cuatro vientos:

¡La vida vale la pena!
¡Qué hermosa es la vida!
Vivamos con plenitud y conciencia,
Con amor y con paciencia
Con compasión y con pasión
¡sí!, vivamos todos los días
¡sí!,

simplemente,

vivamos.

Laia