viernes, abril 17, 2015

Gran Océano



Gran Océano

Dejar los zapatos vacíos 
y anclar las rodillas del alma al suelo
sacudirse las memorias del cuerpo
y los cuerpos de la memoria 
Dejar caer las hojas muertas y ser el aire que las mece

Sostener nada entre las manos
y sentir el Todo en el ombligo
Simplemente sentarse 
Simplemente sentirse
Simplemente esperar como un gato la sorpresa
Simplemente ser con todo el ser,
así de simple.

Meter los pies en el río y darse cuenta una y otra vez
de que ni río, ni pies, ni peces serán jamás dos veces los mismos
que todo es ilusión y que nada permanece 
y que nada y que todo 
y que respiración se funden.
Esperar sin saber qué se espera
Sentarse largas horas ante la puerta sin puerta
que sólo los sin nombre y sin piernas pueden traspasar.
Abandonarlo todo y abandonarse, 
entregar la voluntad a lo desconocido
ser un prisma
refractarse
reflejarse
dispersarse
y descomponerse

Dar siempre un paso más al llegar al borde del vacío
Saltar al abismo sin alas y con la fe por paracaídas
Olvidar los límites, 
reunir los puntos cardinales 
confundirse con la pared blanca
y con el aire
No saber dónde empieza el suelo y acaba la piel
Ser un círculo infinito cuyo centro está en todas partes 
pero su circumferencia en ninguna
Sentirse y sentirlo todo al mismo tiempo
Llorar ante lo espléndidamente bello
y comprender lo incomprensible
a la luz del infinito.

Simplemente sentarse
Simplemente sentirse
Simplemente ser el Gran Océano
nadar en la mente clara 
Nadar sin tiempo, sin agua y sin nadar
Mientras lo Innombrable florece
y el relámpago.

Y al sonar la campana,
abrir los ojos
y mirar el mundo como un recién nacido.
Recoger el alma y las rodillas, 
llenar los zapatos con pies y cuerpo
irse en paz sabiendo que era Eso,
irse en paz sabiendo que el Gran Océano.


No hay comentarios: