viernes, octubre 10, 2008

60.000 pasos, 60.000 dédalos



Más de 60.000 huellas han quedado imprimidas en el suelo de mi peculiar laberinto sin entradas ni salidas... ¡Felicidades, viajeros de los lugares absurdos!¡Qué jamás perdáis el hilo de Ariadna a lo largo de vuestras insólitas travesías por los dédalos del mundo! Como quién alcanza a poner su mano encima del monolito oscuro, un nuevo amanecer nos espera. Muchos más minotauros durmiendo en un centro que no existe, todos los ecos de estas cavernas, algún Teseo extraviado por los recodos, caminos y caminos que se desplazan y se entrecruzan y se intercambian. Todos los caminos son el camino, todos los dédalos son el mismo dédalo. Nos seguimos encontrando por las esquinas y dentro de las cuevas...